jueves, 13 de noviembre de 2008

TOPOTA MADRE

No, no me voy a meter con mi madre aunque después de la tarde que pasamos ayer podría dedicarle una entrada entera. Pero esta noche he tenido un sueño intenso, y después de varios días dejándolos pasar (y eso que los recordaba al despertarme, como cuando el domingo soñé que me contrataban para hacer el papel de Jack Lemmon en una segunda parte de “Con Faldas y a lo Loco”, y lo mejor del asunto era que hasta quedaba bien en el papel y todo, aunque no sé si mi subconsciente me estaba piropeando o insultando), esta vez me apetecía escribirlo.

Resulta que ibamos a salir de viaje en cuanto recogiéramos a Leo del cole. Prácticamente nos íbamos de vacaciones, uno de estos viajes largos en coche, aunque Leo iba a saltarse días de coche, y tras dejarle en clase me ponía a prepararlo todo. Pero no debíamos tener mucha prisa, porque a la salida del cole quedábamos con Santi para irnos con sus hijos al cine. No recuerdo muy bien la película, porque la veíamos de pie (como los audiovisuales de la Expo) y yo estaba todo el rato pendiente del movil y del retraso que eso nos iba a causar. El caso era que a la salida del cine, Leo recordaba que tenía que fotocopiar algo, y Santi nos decía que debajo de su casa había una tienda que hacían fotocopias, aunque había que llegar antes de las 7,30 (¿después de salir del cole e ir al cine, y aún no eran las 7,30???) porque cerraban muy pronto. Ahora, la casa de Santi en mi sueño estaba en un sitio muy raro, era como si hubiera dos niveles, uno a ras de calle donde había una entrada, y luego una escalera metálica estrechísima que me daba mucho miedo que bajaba a un nivel como dos o tres pisos por debajo, como si más abajo hubiera otra calle de la ciudad... Un poco del estilo a la zona de las casas junto al Rio Huerva, a la altura de la Avenida Goya, pero sin río.

La escalera me daba miedo porque era estrecha y me producía vértigo, no porque hubiera nada raro o sobrenatural en ella. Pero cuando Santi desde abajo me decía que si quería hacer las fotocopias tenía que bajar por ahí, tragaba saliva, y bajaba con Leo. La tienda era pequeña y hacía esquina, pero justo al lado había una galería comercial con bastante vidilla para estar situada dónde estaba, así que Leo no me daba lugar y entrábamos antes de hacer las fotocopias. Entonces, en una tienda de objetos de regalo, los veíamos.

Eran unos bichillos adorables, como ornitorrincos de peluche, pero lo más sorprendente era que se movían como si estuvieran vivos. “Es que están vivos, señora”, me decía el vendedor. Y uno, de un agradable color azul grisáceo, venía directo a mí y se acurrucaba en mis brazos. Y yo me miraba al animalito y flipaba en colores... pero ¡si sus ojitos eran botones pegados! Y las orejitas también eran falsas... Pero miraba más detenidamente, y me daba cuenta de que había unos ojitos de verdad, pequeñitos y casi ciegos, en la parte superior del pico, y entonces me daba cuenta... ¡eran topos! Algún desalmado estaba cogiendo topos, tiñéndolos, pegándoles y cosiéndoles piezas de peluche, y vendiéndolos como mascotas exóticas. ¡Me ponía furiosa!

El dependiente seguía insistiendo en que me llevase al pequeñín azul, pero yo no quería. Yo quería denunciarle y que pusieran a todos esos animalitos en libertar, pero mientras tanto, ¿qué hacía? No podía comprarlos todos, ni siquiera podía llevarme a ese pequeñín... quien quizás muriese en pocos días, tras tanta trastada, ¿como podía sobrevivir?

Y entonces me desperté con una sensación muy extraña. Seguía sintiendo en mis brazos el pelo extraordinariamente suave, como el pelo de Jonsey, o incluso más delicado, del topillo modificado que había llevado en brazos en mi sueño. Quería seguir acunándolo... ¿Por qué tenía que sonar el despertador justo entonces?

1 comentarios:

Lilith dijo...

Que chungos son esos sueños que te despiertas y aun notas alguna sensación del sueño. Hace unas semanas me desperté con la cara mojada y no sabía por qué, solo notaba cierta tristeza rara...menos mal que se me pasó a lo largo de la mañana

 
Vivir para soniar - Templates Novo Blogger