jueves, 21 de mayo de 2009

CINE DE LOS 80


Anoche rescatamos una de mis películas favoritas del olvido: “El último Starfighter”. La verdad es que es una de esas obras menores de los 80 que reconozco quizás tenga calidad más que dudosa, pero que queréis que os diga, cuando la vi de adolescente me gustó, y sus revisionados no le han hecho perder el encanto. Lo que es mejor, Leo disfrutó con ella como yo de cría, y eso aún me hizo más ilusión...

Y la verdad, eso me hizo recordar todas esas pequeñas joyas de aquella época... Ya no hablo de películas de culto como Lady Halcón, Willow, La Historia Interminable, Golpe en la Pequeña China, Gremlins o los Goonies, ni siquiera de películas que fueron éxito en taquilla o simplemente hechas con más medios y pretensiones, aunque luego se olvidasen como Cortocirtcuito, Cocoon, Enemigo mío o Krull (todas ellas, por cierto, películas que están en mi lista de títulos entrañables). Sino de pequeñas joyas como este Starfighter, o D.A.R.Y.L., o Nuestros maravillosos aliados, o Proyecto X, o Maniquí... historias imaginativas, con la dosis justa de fantasía para poder ser realizadas de forma aceptable con los pocos medios que había entonces, pero con muchísima imaginación para que las historias, a pesar del ingrediente fantástico, fuesen creíbles. Películas optimistas, tiernas, que normalmente te dejaban buen sabor de boca y ganas, ¿por qué no?, de haber estado allí. Películas con buenos y malos muy concretos, no vamos a andar ahora con discusiones filosóficas, en la que los buenos eran siempre gente de la calle como tú y como yo abrumados por sus problemas cotidianos que de pronto se veían envueltos en una historia con componente, generalmente, de ciencia ficción (se llevaba más que la fantasía en aquella época), y que gracias a ese amigo extraterrestre o lo que fuese, vencía al malo que quería destruir el universo, echarle de su hogar o trabajo a él o a la ancianita de turno, o, simplemente, dejaba atrás una vida de rutina y aburrimiento.

No eran obras maestras del cine, pero contaban pequeñas historias que se hacían un huequito en el corazón. Es algo que con muy contadas excepciones (El reino prohibido, el último Mimzy, Noche en el Museo) he echado mucho de menos en el cine actual, en el que el abaratamiento de los efectos especiales por ordenador ha supeditado las historias a estos últimos, y acabas viendo una ensalada de tiros en la que, con mucho esfuerzo, consigues desgranar una historia que a lo sumo llenaría dos páginas de guión, sin diálogos medianamente inteligentes, sin personajes carismáticos... y sobre todo, sin la sensación de que eso que estás viendo en la pantalla te podría pasar a ti...

... que, al fin y al cabo, es la mayor, la mejor, la principal magia del cine....

2 comentarios:

Lilith dijo...

oooh cuantos recuerdos, yo tengo en DVD una peli que para mi es una joya. Se llama "enemigo mio" y trataba de un planeta desierto donde un humano se encontraba solo con un extraterrestre. sus razas estaban en guerra pero ellos al final acaban entendiéndose, es típica y tópica pero tan emotiva. Creo que soy la única que conoce esta peli. the last starfigther es un peliculon

Sonia dijo...

Enemigo mío: Dirigida por Wolfgang Petersen con el dinero que sacó de la Historia Interminable. Con un Dennis Quaid en su treintena de lo más babeable. Filmada en Lanzarote y en los estudios Bavaria de Munich. Como curiosidad, el interior de la nave espacial estaba hecho con tambores de lavadoras viejas (sí, algún día hablaré de mi visita a los estudios Bavaria en los 80 XD). Grandiosa película. Me da que no, que no eres la única que la conoce... ;-)

Y no he mirado la imdb ni una sola vez...

 
Vivir para soniar - Templates Novo Blogger