miércoles, 15 de abril de 2009

¡SAN JORGE Y A ELLOS!

Hoy tengo el día anticatalanista. No anti-catalán, que nadie me malinterprete. Anti-catalanista, o sea, absolutamente hasta las gónadas de los malditos nacionalismos (casi siempre políticos, casi nunca compartidos por el ciudadano de a pie de esas regiones) que van por ahí menospreciando a las otras regiones para esconder su complejo de inferioridad (porque si no que me expliquen que necesidad tienen de menospreciar a las regiones vecinas), cosa que aún tiene más delito cuando piensas que hace solo 500 años, como digo siempre, éramos paisanos.

Y es que llevo dos días peleándome con hospitales catalanes, en un toma y daca de pacientes, que al final son los que sufren por la ineptitud de ciertas personas, y por los que al final acabas tragando cosas que no tragarías.

Por un lado, un señor que ha acudido a nuestro servicio de urgencias, pero residente en una ciudad catalana y que obviamente, quiere ir a su hospital de referencia. Después de dar todos los pasos correspondientes, y de tener la seguridad de que en ese hospital tienen cama para él, resulta que mis compañeros del Servicio de Admisión de dicho hospital han pasado olímpicamente del tema y nadie ha movido un dedo para trasladarlo, yo me he ganado una bronca porque parecía que no había hecho nada (cuando son ellos los que lo tenían que hacer) y encima cuando hoy les he vuelto a llamar, nadie sabía nada del tema (a pesar de haber hablado con ellos lunes, que era fiesta, y martes, que se supone que trabajaban, y que se les mandó la información por escrito y todo).

Por otro, un señor de nuestra tierra, que en sus vacaciones de Semana Santa se ha puesto malo en una localidad catalana, y con toda la razón del mundo, quiere venirse a su hospital. El requisito principal es que el hospital de origen nos mande un informe por fax con todos los datos del paciente. Pues bien, ayer me lo mandaron ¡todo escrito en catalán!

Y el informe, puedo entender que sí lo han escrito para ellos, y lo hacen todo en catalán, no les haya dado tiempo a traducirlo... pero que algún imbécil descerebrado haya escrito una carátula a mano, en el que sólo tenía que escribir 6 palabras, dirigidas a un hospital de Zaragoza, Aragón, España, país al que, mal que les pese, también pertenecen, y ciudad en la que no tenemos ninguna obligación de entender su idioma, me lo escriban también en catalán.

Eso me ha parecido una falta de respeto impresionante, un insulto, y no les he devuelto el fax con una nota de “Esto no lo entiendo, no sé de que me hablan” por respeto al paciente que no se merece que por mi orgullo se le retrase el traslado, pero es lo que se merecerían.

Porque sinceramente, llevo muy mal, pero muy muy mal, que nos intenten imponer su idioma al resto de los españoles, que por el mero hecho de que una empresa tenga su sede en Cataluña, ya toda su correspondencia sea en catalán (es famoso el caso de las cartas enviadas por empresas e instutuciones catalanas a territorios aragoneses con la excusa de que por ser fronterizos, y hablar lo que ellos llaman "chapurriau", tienen que entender catalán, o aquella carta que respondió un andaluz a una carta de una empresa catalana), que todos los carteles en Barcelona estén sólo en catalán, que si vives en cataluña sólo puedas estudiar en el colegio o en la universidad en catalán (uno de los motivos por los que me negué a ir allí a estudiar Bellas Artes) y hasta me pone enferma que ahora obliguen por ley a los comerciantes catalanes a dirigirse a los clientes en catalán, cuando según la constitución incluso en Cataluña los españoles tenemos, o deberíamos tener derecho, a expresarnos en nuestro idioma (que por cierto, yo llamo y llamaré toda mi vida Español, y no Castellano porque si yo hablase castellano, no incluiría en mi vocabulario muchas palabras procedentes de otras regiones, sí, incluída Cataluña, que enriquecen nuestra lengua y nuestra cultura). Pero vamos, están en su tierra y que hagan lo que quieran, con eso quizás lo que pierdan es dinero, porque yo me voy a resistir muy mucho a comprar en comercios donde me hablen en algo que no entiendo (Puedo entender que se dirijan a mí en catalán al entrar por la puerta, pero si yo les respondo en español, lo lógico es que me sigan hablando en mi idioma, que insisto y mal que les pese, también es el suyo).

Pero ya la rematadera, lo que me ha terminado de enervar esta mañana, ha sido los comentarios en la radio, en el programa No somos nadie, sobre que el próximo 23 de Abril, para San Jordi, iban a estar en Barcelona.

¿Perdone usted?

San Jordi será como se llama ese señor en catalán, pero en España, en español, y en una emisión nacional, pues perdonen, pero habría que llamarle San Jorge. Igual que los catalanes nos han obligado a llamar Lleida a Lérida, creo que no nos pueden obligar a traducir al catalán el nombre de un santo internacional. Un santo, que por mucho que nos lo quieran vender como tal, no sólo no es patrón exclusivo de Cataluña, sino que si es patrón de Cataluña es precisamente porque era el Santo Patrón de Aragón cuando Aragón se anexionó Cataluña. Vamos, que si los catalanes no hubieran sido aragoneses durante 500 años de su historia, San Jorge no habría tenido nada que ver con ellos.

Pero como ahora son los dueños de la mayoría los medios de comunicación, y pese a que allí el 23 de Abril ni siquiera es fiesta, pues resulta que al 23 de Abril, que además es el día del libro, todo el país le llama San Jordi. Aunque el nombre en español sea San Jorge, aunque sea patrón de otras muchas localidades, y aunque aquí sea fiesta y allí no.

Que quereis que os diga, me cabrea y mucho. Porque yo no me meto con ellos, pero ellos no son quien para intentar cambiar la historia de mi Comunidad, el nombre (jamás existió una Corona Catalano-Aragonesa, sino un Reino de Aragón, ni un rey de Cataluña. Siento que les duela, pero Cataluña siempre fue un condado, vasallo de otros reyes, y jamás se le dió la cualidad de reino), incluso la geografía, ni para obligarme a hablar su idioma incluso en mi propia casa.

Que me parece muy bien que conserven su idioma y lo mimen como cultura que es, pero en un mundo que tiende a la globalización y donde lo importante es entenderse, obligar a la gente a hablar un idioma minoritario, que solo lo conocen en su región y poco más, discriminando a la gente que habla un idioma que se habla en medio mundo como es el español, que además según la Constitución tienen el deber que hablar y conocer, solo demuestra el gran complejo de inferioridad que tiene esta gente. No os engañeis, no es otra cosa... Yo no necesito hablar fabla para sentirme orgullosa de ser aragonesa. Ni cambiar la historia de mi región para engrandecerla, ni obligar a los trabajadores a hablar un idioma que quizás no conozca ni yo para que puedan acceder a un puesto de empleo digno (y sí, esto no va solo por los catalanes, que hay otras regiones que hacen lo mismo). Ni guardo rencor a nadie por cosas que pasaron hace 500 años y que de afectar a alguien, afectaron a gente que lleva muerta varios siglos, no a mí ni a mi cultura. Me gusta ser como soy y pertenecer a donde pertenezco y no necesito obligar a nadie a pensar como yo. Que otras regiones lo necesiten dice muy poco en su favor.

Yo sinceramente, a esta gente le daría la independencia. Ya. ¿No se sienten españoles? Pues que no lo sean... pero con todas las consecuencias: fronteras, visados (eh, que la que está en la UE es España, y ellos no lo son), leyes de extranjería, moneda distinta, impuestos de importación-exportación... A ver que hacían. Pero claro, hay dos problemas: a) los políticos no lo quieren, quieren los derechos que se inventan pero no los deberes (y el dinero que les reporta el gobierno central) y b) eso putearía a la gente estupendísima que hay en estas regiones, y a quienes estas cosas les indignan tanto como a mí. Que los hay, y me consta.

Y San Jorge es San Jorge y es tan nuestro como de ellos, y al que me le llame por otro nombre me lo como. Ea.

8 comentarios:

Lilith dijo...

Mas claro agua.

Cuando Ismael estudiaba en Barcelona tenia peloteras frecuentes con algunas compañeras de clase. Una llegó a decirle que el andaluz, el dialecto andaluz, era solo español mal pronunciado. Porque es de todos conocido que los andaluces no sabemos hablar. Pues amigos catalanes, no comeríais pan con tomate si no fuera por los miles de andaluces que emigraron para allá. Ni habría rumba catalana si no fuese por estos pobres paletos que ni hablar sabemos...
Si la gente dejara de mirarse un ratito el ombligo, otro gallo nos cantaría.

Sonia dijo...

Lo más cachondo del asunto es que los peores suelen ser los charnegos. El impresentable del Carod Rovira, ese que va diciendo que no le llamen José Luis, es aragonés nacido en Maella (vamos, que en su partida de nacimiento pone José Luis). Aunque hay otros charnegos que luchan a brazo partido por que no nos toquen la moral a otras regiones, como una tía mía afincada en Reus a la que los profesores de sus hijos le tienen miedo desde que casi los lincha por suspender a uno de ellos por decir que el Reino de Cataluña nunca ha existido... Cosa que es verdad.

Si supierais el miedo que me da que el Archivo de la Corona de Aragón esté en su poder... una cerillita mal puesta y ¡hala! ya pueden cambiar la historia a su gusto... Si ellos consiguieron lo de Simancas, ¿por qué c*ñ* no nos devuelven a nosotros el archivo de la Corona, y ya puestos, los bienes de las parroquias que se han quedado en Lérida? Es un claro ejemplo de "Lo mío, para mí, y lo tuyo, también"...

Han Solo dijo...

a mi lo que me jode de verdad, es que si no se sientes españoles, ¿por que cojones chupan del estado español?
ahi dejo la preguntita

Sonia dijo...

Porque los políticos usan el sentimiento nacionalista radical de unos pocos para seguir en el poder, pero a nivel económico no les interesa ir más allá. Si los que hicieran más ruido fueran los centralistas, los políticos se arrimarían a ellos. Van donde más tajada pueden sacar. No conozco un político bueno, sea del partido que sea (bueno, sí, mi padre, que se metió a concejal en el pueblo hace un par de años y ya está tan asqueado de lo que está viendo que quiere dejarlo).

El mejor político es el que no quiere serlo.

Han Solo dijo...

gran frase

Chincheta dijo...

Como catalana os informo de que a la mayoría de catalanes nos da bastante lo mismo que Cataluña fuera hace siglos, cuando Cristo perdió la alpargata, soberana o súbdita de Aragón, porque puestos a tirar hacia atrás en la historia de la humanidad, todos surgimos de la misma tribu en la sabana africana.

Me molesta mucho ese dichoso afán de unos pocos por imponer el catalán y lo que ello conlleva. A mí, como historiadora por carrera universitaria, me gusta hablar en catalán y mantener las tradiciones, conocer las leyendas de nuestra comunidad, etc, pero no soy tan gilipollas (con perdón) de pretender que los demás me entiendan si me pongo a hablar en el idioma de aquí.

Coño, con lo fácil que es llevarse bien.

Sonia dijo...

Precisamente por eso repito varias veces en el texto que hay muchísimo catalán que no tiene nada que ver con estas tendencias, más bien al contrario. Cosa que me habeis demostrado gente como tú y otros muchos más en las kdds en Barcelona. Todo esto es más política que otra cosa...

Vuelvo a diferenciar entre catalanes (gente estupendísima en su mayoría) y catalanistas (en el sentido de nacionalistas que no atienden a razones. Y que a menudo no son catalanes de origen).

Han Solo dijo...

lo que tendriais que hacer Chincheta es no darles apoyo de ningun tipo, en ningun momento y si puede ser, ni les voteis
la politica, por mucho que les pese, depende, en Cataluña y en todas partes, del pueblo, para eso estamos en una democracia
y sin el poder del pueblo, ellos no son nada, son una mierda
asi que Chincheta, haced que se chinchen
chiste facil lo se

 
Vivir para soniar - Templates Novo Blogger