martes, 27 de enero de 2009

¿SABOTAJE?

Llevo casi desde que estoy en ese puesto de trabajo reclamando un monitor mejor, dado que el que tengo es antiguo, de poca resolución, y no sólo me daña la vista, sino que encima hay programas que no me permite visualizar correctamente. Lo he pedido por escrito y de palabra, a Dirección, a Dirección de Gestión, a Informática y a quien ha hecho falta. Y siempre, el informático me decía que de momento no tenía ninguno. Pero hace dos martes no sé si es que le pillé de malas o qué, pero después de ver el del despacho de subdirección, que por ese entoces parecía que se iba a quedar vacío, le dije “Bueno, pues si no puedes conseguir uno, ponme el de alguno que no se utilice” “Vale”; me dice de malos modos”, si quieres denunciamos ese monitor por robo y te lo llevas a tu despacho”. Y esa fue la gota que colmó el vaso.

Tomé una decisión. Ya valía de pegarme tiempo destrozando mi salud visual y psíquica. Puedo permitirme un monitor, ¿no? Pues me he comprado uno, y el lunes de la semana pasada me lo instalé. Es MIO, y cuando me vaya de ese despacho me lo llevaré. Punto pelota. Y a todo el que pregunte, le diré lo que hay. A ver si les entra un poco de vergüenza. Que para poner gilipolleces como las letricas esas de metal que pone “Encuentros” en el jardín, que no sirven para nada y habrán costado una pasta gansa, sí que hay perras, pero para poner una herramienta de trabajo decente a los trabajadores, algo que sólo vale 100 euros, me tienen que poner de los nervios tres años.

Y lo peor es que otras personas por mucho menos están consiguiendo de todo en sus despachos. ¿Es o no es para sentirse ninguneada?

El caso es que durante toda la semana disfrute de mi monitor nuevo; llegó el viernes (ajetreadillo, me fui a casa con una hora de retraso) y tras un fin de semana sin pasar por el despacho, empezamos la semana de nuevo.


Llegué al despacho ya con cierto runrún, cierta paranoia. Había dejado mi preciado monitor nuevo solito en el despacho... ¿Y si me lo han robado? Pero no, cuando llegué estaba ahí, esperándome...

Enciendo el ordenador, pincho el pendrive, doy al botón de encendido del monitor...





Nada




Probé de todo, a cambiar al cable, a probar en otro enchufe, a (¿por qué lo haremos, si es inútil) dar al botón cincuentamil veces. Pero el monitor, que había estado una semana entera funcionando, no respondía.

Tuve que tragarme el orgullo y llamar al informático, quien lo solucionó... instalándome el odiado monitor viejo.

Por suerte, como sólo hacía diez días que lo había comprado, me cambiaron el monitor por uno nuevo esa misma tarde, tras comprobar que, efectivamente, no se encendía.

Pero no puedo evitar darle vueltas a la cabeza. ¿Por qué, tras una semana funcionando correctamente, y después de un fin de semana en el que el despacho se queda solo, había dejado de funcionar? Josema dice que seguramente fue un pico de tensión, o que la mujer de la limpieza lo mojó sin querer...

Y yo intento aferrarme a mi lema de “No achaques a la malicia lo que pueda explicar la estupidez”.

Pero no hay manera. Una vocecita me dice que es demasiada casualidad. Y, raro en mí, me entra la paranoia. ¿Y si este me lo sabotean también? ¿Es que han decidido empezar una guerra?

En momentos como este, aborrezco mi trabajo....

7 comentarios:

Lilith dijo...

que mala baba se gasta la seguridad social cuando le da la gana... en el ambulatorio de mi madre la silla donde se sientan las ATS a hacer las extracciones también la compró una enfermera aburrida de pedir un poco de gomaespuma bajo el trasero sin éxito. Compra una Katana!!! Dales lo suyo!!!

Palabra de confirmacion Churrimoyi, tu eres la churrimoyi de mi amoooor

Han Solo dijo...

sabotaje!!!! llamaremos a Al Capone Que parezca un accidente

Lilith dijo...

No Al Capone está antiguo, llamemos a Tony Soprano

elrincondelpercebe dijo...

3ª vez que escribo un comentario... me lo pone muy difícil tu blog, la última vez renuncié y me fui muy enfadada a la cama.

Espero de corazón que no sea sabotaje, yo opto por creer eso de que ha sido algún fallo casual, porque lo otro pasa de la mala baba y es digno de una pelea con puños americanos incluidos.
Por otro lado, si yo hubiera tenido que comprarme un monitor para mi trabajo estaría rabiando, creo que mordería

Han Solo dijo...

Espera, que una asociacion Berlusconi-Ramón Calderón, da la talla

Sonia dijo...

Pues yo también lo espero, lo que pasa es que mi compañero del despacho de al lado ha descubierto que le han mangado alguna cosa, así que sabotaje puede que no, pero que alguien me lo haya jodido sin querer el fin de semana es más posible...

Han Solo dijo...

y si llamamos a la pareja de moda, La Blasa y El Tio La Vara?
Sus voy a crujir vivivivivivivivoooooooossssss!!!!!!

 
Vivir para soniar - Templates Novo Blogger